Alma Lambayecana tiene valor histórico para el país, dice periodista Christopher Acosta durante presentación del libro en Lima

Todo un éxito resultó la presentación del libro Alma Lambayecana, del periodista Larcery Díaz Suárez, desarrollada la noche del martes 23 último en el Club Lambayeque, en Lima. El dossier, que contiene la mirada de los fotoperiodistas Teófilo y Humberto Quiroga Ramos, en fotografías hechas en los últimos 50 años del siglo pasado, causó la admiración general del centenar de asistentes que colmó la sala principal.

El presidente de la institución que agrupa a los lambayecanos en la capital de la República, Víctor Baca Minetti, dio la bienvenida al autor del libro y remarcó que el club, primero en su género en Lima, busca revalorar documentos como este, relacionados con la historia y el arte de esta parte del país; a la vez que lo felicitó por tan importante entrega que remarca el acontecer de la región en un reciente pasado.
En el acto, a nombre de su institución, Víctor Baca entregó a Larcery Díaz un diploma «por rescatar la identidad e historia de Lambayeque a través de imágenes artístico periodísticas de Chiclayo y otras ciudades del interior del departamento».

Los comentarios al libro Alma Lambayecana estuvieron a cargo del periodista Christopher Acosta, jefe de la Unidad de Investigación de Frecuencia Latina y también ganador de varios reconocimientos periodísticos, quien se mostró satisfecho como chiclayano, de encontrar imágenes que quedan para el recuerdo de las actuales y nuevas generaciones.
«Los periodistas sabemos que quienes decidimos publicar un libro lo hacemos con el objetivo de que lo que nos interesa dure un poco más en el tiempo, quizá en los años, y pueda pasar de mano en mano para la difusión de su contenido. Todos sabemos que en nuestro país las noticias envejecen muy rápido y más ahora en un contexto en que estamos escándalo tras escándalo y este es un documento destinado a permanecer».
Acosta felicitó al autor del libro que, dijo, ha sumado su vasta experiencia periodística a este que no solo es un objetivo propio sino un objetivo comunitario, «porque Larcery Díaz toma como suyo el trabajo de recuperar un valioso material que podría haber estado a punto de perderse; y con esa pasión por el periodismo se ha complicado la vida para llevar a los lambayecanos a que conozcan más de lo que fue esta región, con elementos visuales para reconstruir nuestra memoria», señaló.
Agregó que «en un mundo paralelo, cualquier ciudadano recibe estos negativos, los guarda en un cajón y nadie conocería el tesoro que escondían, ni cómo habrían evolucionado las calles y los habitantes de Lambayeque. Felizmente, como todo tiene un propósito, estos negativos llegan a manos del colega Larcery, quien como buen periodista, junto con su esposa Jesús León, también periodista y su hija Milagros, comunicadora, y a través de aplicaciones digitales de última generación los exploran, los recuperan y los dan a conocer, sabiendo del valor histórico que tienen no solo para la comunidad lambayecana, sino también para el país».
Finalmente exhortó a que los presentes no deberían perder la ocasión de llevar consigo este libro que dice mucho de la vida y el quehacer de su gente, que tiene un costo que si no fuera por el Ministerio de Cultura y otros apoyos, costaría tres veces más y que es un valioso referente de la historia de nuestros pueblos.

Historia poética

Por su parte, Larcery Díaz, autor del libro, agradeció al presidente del Club Lambayeque y a sus socios, por la acogida, así como a Christopher Acosta «porque con su calidad profesional, ha sabido condensar el contenido de la obra y explicar su importancia y significación».
Larcery Díaz contó cómo obtuvo los negativos que dieron lugar al proyecto premiado por el Ministerio de Cultura y cómo en ellos se encontraban lugares que había recorrido y que estaban hoy desaparecidos y personajes con los que había departido. En tal sentido, agradeció a la familia de los Quiroga por haber guardado el valioso material veinte años después de fallecidos los fotoperiodistas homenajeados.
Asimismo, agradeció al Colegio de Periodistas de Lambayeque, en la persona de su decana, Rosa Amelia Chambergo Montejo, por asumir el auspicio para la impresión de Alma Lambayecana, con las imágenes de los fotoperiodistas colegiados.
Igualmente agradeció a Milagros Cuadra, administradora del Club Lambayeque y a José León, presidente de la Asociación de promociones del colegio San José en Lima, quienes coordinaron la exitosa presentación.

Los reporteros gráficos

Previo al brindis de honor intervino el reconocido fotoperiodista internacional Roger Reyna Cárdenas, quien fuera editor gráfico del diario El Comercio y la revista Caretas, así como fotoperiodista de varias agencias internacionales de noticias, precisó que «pocas veces se ha visto que alguien de dentro del periodismo se dedique a revalorar el trabajo de sus colegas y que lo haga a través de un libro, como el logrado por Larcery Díaz sobre los fotoperiodistas Quiroga».
También leyó el mensaje vertido por la presidenta de la Asociación de Reporteros Gráficos del Perú, Verónica Calderón, en torno a este acontecimiento:
«En nombre de la Asociación de Reporteros Gráficos del Perú, estamos complacidos y orgullosos que se pueda destacar el trabajo de dos grandes colegas, los hermanos Teófilo y Humberto Quiroga Ramos, quien fuera presidente de la Asociación de Reporteros Gráficos del Perú, filial Chiclayo. Queremos destacar la recuperación y puesta en valor de este encomiable trabajo a cargo del periodista y colega Larcery Díaz y su querida familia, en el libro Alma Lambayecana, una labor minuciosa de búsqueda, edición y publicación de estas hermosas imágenes en la mirada de estos grandes fotoperiodistas, los hermanos Quiroga, quienes fueron testigos de los acontecimientos políticos, sociales y culturales, en los últimos 50 años del siglo pasado y su compromiso con el periodismo de contar en primera persona los hechos que son parte de nuestra historia, que quedarán para siempre».
Enfatizó en que este trabajo debe servir para que otros fotoperiodistas puedan publicar sus experiencias profesionales y mostrar un Perú como país de una riqueza cultural, costumbres y variedad de estilos de vida, como se ve en Alma Lambayecana, que presenta una paciente y gran tarea por situar las imágenes en momentos, con fechas, personajes y lugares, que lo convierten en un libro de historia.
Durante el acto no faltó el baile de marinera, a cargo del grupo musical Expresión Folclórica, así como la intervención de algunos asistentes que saludaron y felicitaron la publicación.

Tomado del semanario Expresión, de Chiclayo, jueves 25 de agosto de 2022.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Esta web funciona gracias a WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: