En Ciudad Eten concierto de Orquesta Sinfónica de Jaén cerró Feria del Divino Niño del Milagro Eucarístico

Niños y adolescentes de entre 5 y 14 años de edad, integrantes de la Orquesta Sinfónica Infanto Juvenil de Jaén ofrecieron un concierto en el templo católico de la Parroquia Santa María Magdalena, ante centenares de fieles que participaron de la Misa de Promesa que mensualmente se oficia en homenaje al Divino Niño del Milagro.

Previa la homilía, al presentar y agradecer la presencia del grupo musical, el párroco del lugar, Eleuterio Vásquez Gonzales, padre “Lute”, afirmó: “Estamos en la presencia del gran músico: Jesús, que a cada uno nos ha dado unos talentos y quiere que ellos lo hagamos multiplicar”. La orquesta de Jaén llegó precisamente en el cierre de la Feria Internacional de medio año en homenaje a los 373 años de la aparición del Niño Jesús en la hostia. En tiempos de pandemia las misas virtuales en Ciudad Eten son seguidas por entre 200 y 300 familias diariamente en un fanpage que supera los 29,000 seguidores.

La agrupación es promovida desde la comisión de Educación y Cultura de la Municipalidad de Jaén, que preside el Ing. Luis Abad Arriaga y el alcalde, Ing. Francisco Delgado Rivera, que buscan propiciar las manifestaciones artístico musicales en esa provincia y diferentes puntos del país. Dirigido por el profesor Mindor Vargas Burgos, el grupo interpretó una serie de temas del repertorio nacional e internacional como Cielito Lindo, Zaña, A mi manera, Valicha, entre otros, que la Hermandad de Santa María Magdalena, presidida por padre “Lute”, agradeció, entregando un cuadro con la imagen del Niño del Milagro.

En la misa, que contó con la presencia de tres sacerdotes y varios seminaristas, padre Lute resaltó que “los miembros de la Promesa nos hemos vuelto a encontrar con nuestro Maestro, Jesús, después de un mes y le estamos contando al Señor qué hemos hecho. “Hay tres cosas en la vida que si no las aprovechamos no volverán: el tiempo, las palabras y las oportunidades; pero también hay tres cosas que nos destruyen: el enojo, el orgullo y el odio. Hay tres cosas que nunca debemos perder: la fe, la esperanza y el amor; hay tres cosas de mayor valor: humildad, sinceridad y amistad; y hay tres cosas en la vida que nos forman: el respeto, el compromiso y los valores”.

El sacerdote manifestó que a veces no respetamos a los demás. “¿Quizá porque somos autoridad, quizá porque tenemos un cargo el otro es mi esclavo? No, señor. Por eso cuando uno ocupa un puesto en la sociedad es para servir”.
Refiriéndose a la primera lectura de Los Reyes, recordó que Dios le dice en un sueño a Salomón: Pídeme lo que quieras. Salomón le pidió discernimiento para luchar contra el mal. “Si una autoridad pidiera eso, el mundo sería distinto; pero, ¿qué hacen las autoridades en el mundo? Se creen los poderosos y gobiernan lejos de Dios. Se han olvidado que una autoridad es elegida por Dios”, sentenció.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: