El que resiste gana: lambayecanas comunicadora y socióloga emprendieron para crecer y se adaptaron al cambio

El español Camilo José Cela, con su frase “El que resiste gana” inspiró la creación del emblemático tema “Resistiré” convertido prácticamente en un himno en tiempos de pandemia. Parte del tema dice «Resistiré, para seguir viviendo; soportaré los golpes y jamás me rendiré». ¿Cuántos golpes han tenido que soportar pequeñas, medianas y grandes empresas? ¿qué lecciones nos van dejando emprendedores con gran capacidad de adaptarse al cambio?

Zukeika Damián Guerrero.

Zuleika Damián Guerrero había terminado recién su carrera de Ciencias de la Comunicación y con ilusión se alistaba a gestionar su bachillerato y licenciatura y dedicarse a lo que había estudiado. Alumna destacada en su universidad, estaba segura de su capacidad y sabía que encontraría trabajo pronto. Mientras la oportunidad llegaba –y para aprovechar el tiempo— se matriculó para estudiar repostería en el Centro de Educación Técnico Productiva (CETPRO) “Nuestra Señora de Lourdes” del distrito de Pacora (Lambayeque).
Era marzo del 2020 y ante las medidas de bioseguridad impuestas por el Gobierno, Zuleika inició sus clases virtualmente y todo lo que aprendía y practicaba les invitaba a su familia. Lo que empezó como un hobby, desde hace cinco meses sostiene económicamente a Zuleika pues distribuye tortas y bocaditos bajo la marca de pastelería “Alus”. ¿Por qué ese nombre?, por el gran amor a sus abuelitos Agustín y Lusmila.
“Tenía otros proyectos en mente y nunca se me ocurrió vender tortas y bocaditos para el público; todo esto fue por la pandemia y sino fuera por ello, nunca hubiera descubierto la capacidad y habilidad que tengo para este rubro. Mi madre fue mi principal soporte, mis familiares los primeros compradores y, si al inicio no me conocían, ahora ya muchos aprueban mi sazón. Mi padre falleció hace tres meses y en su memoria me dedico más para ayudar a mi familia”, refiere Zuleika a sus 24 años.
La formalización es un tema que aún tiene pendiente esta nueva microempresaria cuya principal estrategia publicitaria está en las redes sociales como Facebook y WhatsApp.

Rubén Sánchez, de Pastelería San Antonio. (Foto: Revista Mercado Negro)

Cifras y pastelería grande

Según una publicación del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA), el 30% y el 45% de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) de América Latina tuvieron que cerrar durante enero y mayo de 2020 debido al Coronavirus. El caso de Zuleika ofrece una luz de esperanza en el 2021 para hacer eco al significado de resiliencia: levantarse mil veces frente a los golpes.
Una lección más que nos deja esta pandemia es haber desarrollado nuestra capacidad de hacer todo desde casa. “La cultura es otra, de aquí en adelante vamos a tener que vivir con el trabajo sobre todo hecho desde casa. Debemos aprender, y desaprender y reaprender permanentemente”, refiere Yves Dávila, director ejecutivo de Protiviti en Perú.
Para ese aprendizaje constante, es importante mirar casos exitosos de empresas grandes. El CEO y gerente general corporativo de pastelería San Antonio, Lima, Rubén Sánchez, cuenta que enfrentar la crisis para ellos no fue una sorpresa. “Cuatro días antes del cierre de la economía ya teníamos un plan de contingencia completo tratado con el directorio. El único dilema era si se decretaría un cierre parcial o total. Una semana antes nosotros ya usábamos el gel y tomábamos la temperatura a nuestros clientes sin que fuera reglamentación del Estado”.
¿Cómo se pudo lograr eso? Todo se resume en planificación estratégica constante (estar actualizado sobre lo que ocurre en el mundo), anticiparse, tener liquidez (los accionistas guardaban sus utilidades) y eficientes estrategias de comunicación.
“El emprendedor tiene una gran ventaja: mayor capacidad de adaptarse al cambio. Las empresas grandes no se adaptan fácilmente al cambio. Lo importante en estos tiempos es no desesperarse; hagamos lo que sabemos hacer, sin entrar a lo desconocido. La publicidad adecuada evitará que gastemos dinero en vano”, aconseja Rubén Sánchez.

Gladys Cumpa Neciosup

Lo natural atrae

Gladys Cumpa Neciosup tiene 37 años, estudió Sociología, practica la lengua Muchik y antes de pandemia atendía su hogar y trabajaba desarrollando estudios e investigaciones para el correcto funcionamiento de las empresas. Tenía horarios específicos para cada quehacer.
La crisis llegó y surgieron muchas ideas de negocio como venta de protectores faciales, detalles para sorprender en momentos especiales y productos naturales. “Mi familia en todo momento apostó por la idea de los productos naturales, ya que desde mucho antes de la pandemia nos alimentábamos sanamente”. Así nació la tienda virtual “Eco market D´uri” desde Ciudad Eten (Lambayeque), a través de la cual se distribuye panela granulada, stevia, café de algarroba, desodorante natural, miel de abeja, algarrobina, colágeno, aceite de coco, jabones de carbón activado, hierba luisa y extracto de arroz, de caléndula y aloe vera, de eucalipto y menta, de cúrcuma y té verde, granola y muchos productos más.
Las estrategias de Gladys se basan en el uso de las redes sociales. “Posteo mis productos y me contacto con amigas que tienen emprendimientos diferentes, pero con el fin de tener un buen estado de salud físico y emocional. Atiendo por delivery y en mis historias muestro la satisfacción de mis clientes. Mi filosofía no es solo ganar dinero, sino enseñar el cuidado y conservación de nuestro medio ambiente”.

Juan José Córdova Benavides, gerente de Textil del Norte. (Foto: Diario Gestión)

Las transmisiones en vivo le han generado gran impacto y recuerda que, para su primera vez, la ayudó toda la familia. Su esposo se encargaba de la música, su hijo anotaba a los espectadores para un sorteo y su mamá verificaba que todo saliera bien en su Facebook. Ella misma salía a dejar sus productos y la sonrisa de sus clientes era el mejor regalo.
Algo difícil que le tocó vivir fue el haber hecho un pedido grande y de pronto el Covid visitó a toda la familia y tuvieron que aislarse. Pasó el tiempo y cuando fue a recoger sus productos, le faltaban algunos. “Tal vez pensaron que no iría y eso me puso triste, pero salí adelante”.
Gladys cumplirá un año de su emprendimiento en el mes de noviembre y ya se está informando para formalizarlo.
La experiencia de Gladys, apasionada por la naturaleza, nos permite dirigir la mirada hacia Textil del Valle (Ica), la primera y más grande Empresa B –certificación de buenas prácticas ambientales, sociales y productivas– del mundo en el sector textil.
Juan José Córdova Benavides, gerente general de Textil del Valle, aconseja no enfocarse solo en la marca, sino en el consumidor, e investigar. “Nosotros encontramos que la industria textil es la más contaminante del planeta, genera más de 75 millones de puestos de trabajo en situación de semi esclavitud. Descubrimos que la mayoría de consumidores eran millennials y ellos, más allá de la marca, querían saber lo que había detrás de ella. Se buscaron estrategias para cada punto y se trabajó en la empatía, para que todos estuvieran involucrados en la sostenibilidad. El equipo fue fundamental, ser súper entusiastas y seguir desarrollándose y creciendo».
En Textil del Valle han trabajado con conciencia que podían ser agentes de transformación. Es una empresa carbono neutral, el 50% de energía la genera a través de paneles solares, reprocesando el 40% del agua. Su sueño es seguir inspirando a otras compañías y fabricar prendas de calidad, pero con sostenibilidad. “El dinero es una consecuencia de que nuestros clientes estén fidelizados; nuestros clientes deben sentirse valorados”.
Para Textil del Valle es importante dar ingresos al Estado a través de impuestos, liderar el sector, conducir hacia objetivos para generar valor al país a nivel mundial, complementar y ayudar a otros sectores a buscar la transformación. “Se requiere que el Gobierno apoye, que las reglas sean claras y no se cambien en el tiempo, aumentar la base tributaria, los puestos de trabajo”.
Crecer en tiempos de pandemia es un reto, pero también es una maravillosa oportunidad y ejemplos hay miles. (Escribe: Jesús León Ángeles).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Esta web funciona gracias a WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: